«Querida familia de Radio María. Así os siento (como familia) me acompañáis gran parte del día y sois mi refugio y mi alegría. Qué gran trabajo hacéis cada día, ponéis los mejores ingredientes y el resultado es excelente, no puede ser mejor. Durante la pandemia habéis sido mi fuerza, mi motor, mi alegría para levantarme cada día e ir al trabajo. Os tengo en sintonía todo el día. Doy clases particulares por la tarde y destino 100 euros al mes desde el año pasado. Ya he aportado 100 euros para el proyecto. Lo seguiré haciendo. Pocas cosas que hacen tanto bien cuestan tan poco. Cuando visito a mis padres por las tardes ya mayores siempre os están escuchando. Cuánta compañía les hacéis. Me quedo tranquilo porque están en las mejores manos (las de nuestra Madre).»