Desilusiones

Solo Dios: el hermano Rafael 28/02/22

Hoy comenzamos la lectura de la meditación del 23 de febrero 1938, dentro de la sección "Dios y mi alma" y que se titula: "Solo a Ti y a tu cruz deseo". En que contempla la diferencia entre las desilusiones que el mundo te da, frente a la alegría y consuelos que sientes en Dios. Solo a Dios fue a buscar en la Trapa, el Hno. Rafael, desprendiéndose de todo lo de fuera. Y es que solo debe haber una cosa, Dios, solo Dios, y solo en Él debemos poner nuestro corazón, y es que cuanto más se acercó a las criaturas, más dice que estuvo alejado de Dios. En la segunda parte del programa haremos un comentario a esta meditación. Sobre todo lo escrito, es de resaltar que él fue a buscar a Dios en la Trapa, con todo lo que conlleva, obediencia, convivencia con otros pecadores, oración, pero sobre todo la cruz. Terminamos hoy con la oración del Hno. Rafael "Señor, enseñame el amor"

Solo Dios: el hermano Rafael 25/10/21

Comenzamos, en este programa, la lectura de la carta de 30 de Octubre de 1937 dirigida a su tío abuelo Leopoldo Torres. Podemos decir que toda la carta está dedicada a la ancianidad, pero antes de leerla, leeremos la nota a pie de página que relata como se encontró esta carta y como pudo ser escrita a pesar de estar ambos en zonas de guerra incomunicadas. En la carta reflexiona sobre la ancianidad y de como este estado puede servir para llenar la vida de felicidad y paz interior. Que importa que ya se ande torpemente si el alma puede volar hasta Dios. Cristo nos pide el corazón, y ese se lo podemos entregar tengamos la edad que tengamos. Feliz el hombre, joven o viejo, que se ha entregado a Cristo. Vamos acabando con la lectura de esta carta con otra nota a pide página, esta es de la madre del Hno. Rafael que dice que con esta carta ha llorado por el amor que inspira. Comenzamos al final de este programa con el comentario de la carta resaltando el valor de la ancianidad porque se han descubierto que las cosas del mundo solo nos proporcionan desilusiones. Solo Dios ilusiona de verdad. Terminamos con la oración de S. Rafael Arnaiz titulada “Él lo llena todo”

Solo Dios: el hermano Rafael 28/02/22

Hoy comenzamos la lectura de la meditación del 23 de febrero 1938, dentro de la sección "Dios y mi alma" y que se titula: "Solo a Ti y a tu cruz deseo". En que contempla la diferencia entre las desilusiones que el mundo te da, frente a la alegría y consuelos que sientes en Dios. Solo a Dios fue a buscar en la Trapa, el Hno. Rafael, desprendiéndose de todo lo de fuera. Y es que solo debe haber una cosa, Dios, solo Dios, y solo en Él debemos poner nuestro corazón, y es que cuanto más se acercó a las criaturas, más dice que estuvo alejado de Dios. En la segunda parte del programa haremos un comentario a esta meditación. Sobre todo lo escrito, es de resaltar que él fue a buscar a Dios en la Trapa, con todo lo que conlleva, obediencia, convivencia con otros pecadores, oración, pero sobre todo la cruz. Terminamos hoy con la oración del Hno. Rafael "Señor, enseñame el amor"

Solo Dios: el hermano Rafael 25/10/21

Comenzamos, en este programa, la lectura de la carta de 30 de Octubre de 1937 dirigida a su tío abuelo Leopoldo Torres. Podemos decir que toda la carta está dedicada a la ancianidad, pero antes de leerla, leeremos la nota a pie de página que relata como se encontró esta carta y como pudo ser escrita a pesar de estar ambos en zonas de guerra incomunicadas. En la carta reflexiona sobre la ancianidad y de como este estado puede servir para llenar la vida de felicidad y paz interior. Que importa que ya se ande torpemente si el alma puede volar hasta Dios. Cristo nos pide el corazón, y ese se lo podemos entregar tengamos la edad que tengamos. Feliz el hombre, joven o viejo, que se ha entregado a Cristo. Vamos acabando con la lectura de esta carta con otra nota a pide página, esta es de la madre del Hno. Rafael que dice que con esta carta ha llorado por el amor que inspira. Comenzamos al final de este programa con el comentario de la carta resaltando el valor de la ancianidad porque se han descubierto que las cosas del mundo solo nos proporcionan desilusiones. Solo Dios ilusiona de verdad. Terminamos con la oración de S. Rafael Arnaiz titulada “Él lo llena todo”