Iglesia perseguida

Perseguidos, pero no olvidados 30/09/21

1.) Conversamos con el P. George Mangalapilly sacerdote de la India que ha sido absuelto recientemente de un supuesto delito de “conversión religiosa forzada.” También conversamos con el P. Fancis Josephns director del seminario en Eluro, Andhra Pradesh sobre la labor de la Iglesia en la India; 2.) Compartimos el testimonio del padre Toufic Bou-Hadir, director de la Comisión Patriarcal Maronita para la Juventud en el Líbano; 3.) Te contamos cómo se encuentra la libertad religiosa de Myanmar y como siempre toda la actualidad de la Iglesia pobre y perseguida en el mundo.

Una luz en tu vida 27/09/21

El P. Julián nos cuenta que hasta su parroquia han llegado un Icono que representa la Encarnación y un cáliz, ambos de Oriente medio. Los dos tienen las huellas de las balas de los perseguidores de la Iglesia en Siria e Iraq. Con este último ha celebrado la Eucaristía con sumo cuidado, pero lo que más impresiona es que en la consagración, al elevar el cáliz, se ven las huellas de la Pasión, la Sangre del Señor, pero también las del pueblo de Dios, un pueblo perseguido por seguir las huellas de Cristo

Perseguidos, pero no olvidados 30/09/21

1.) Conversamos con el P. George Mangalapilly sacerdote de la India que ha sido absuelto recientemente de un supuesto delito de “conversión religiosa forzada.” También conversamos con el P. Fancis Josephns director del seminario en Eluro, Andhra Pradesh sobre la labor de la Iglesia en la India; 2.) Compartimos el testimonio del padre Toufic Bou-Hadir, director de la Comisión Patriarcal Maronita para la Juventud en el Líbano; 3.) Te contamos cómo se encuentra la libertad religiosa de Myanmar y como siempre toda la actualidad de la Iglesia pobre y perseguida en el mundo.

Una luz en tu vida 27/09/21

El P. Julián nos cuenta que hasta su parroquia han llegado un Icono que representa la Encarnación y un cáliz, ambos de Oriente medio. Los dos tienen las huellas de las balas de los perseguidores de la Iglesia en Siria e Iraq. Con este último ha celebrado la Eucaristía con sumo cuidado, pero lo que más impresiona es que en la consagración, al elevar el cáliz, se ven las huellas de la Pasión, la Sangre del Señor, pero también las del pueblo de Dios, un pueblo perseguido por seguir las huellas de Cristo