Pecado

Una luz en tu vida 02/04/22

"Cuentan"... de un timador que al ser detenido ofrecio, por su libertad, el secreto de la planta que daba frutos de oro. Cuando le pidieron que lo demostrase, argumentó que sólo se lograrían esos frutos si el sembrador era una persona inocente y buena. En ningún lugar de la corte se encontró a dicha persona, y es por esto que en ningún lugar de la Tierra existen estos árboles, porque, como dijo Jesús, "él que esté libre de pecado que tire al primera piedra"

Catequesis en familia 25/04/22

El Padre Diego Muñoz, en su reflexión sobre los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, nos habla del pecado. En concreto de las palabras ociosas, la murmuración y la diferencia entre lengua de vida y lengua de muerte.

Pecado y conversión

Este miércoles a las 15 h compartimos una conferencia del P. José Antonio Sayés titulada "Pecado y conversión". Es muy adecuada para este tiempo penitencial de la Cuaresma.

Amaos 07/02/22

La fuerza de la debilidad. Como dice el Papa Francisco: “Dios no confía solo en nuestros talentos, sino también en nuestra debilidad redimida”. ¡Os lo explicamos!

Examen de conciencia

Un texto elaborado por el P. Luis Fernando de Prada y locutado por un voluntario de Radio María para ayudar a realizar un buen examen de conciencia

Catecismo de la Iglesia Católica (Reposición) 09/06/15

Puntos 413-416 del Catecismo: Resumen *413 "No fue Dios quien hizo la muerte ni se recrea en la destrucción de los vivientes [...] por envidia del diablo entró la muerte en el mundo" (Sb 1,13; 2,24). *414 Satán o el diablo y los otros demonios son ángeles caídos por haber rechazado libremente servir a Dios y su designio. Su opción contra Dios es definitiva. Intentan asociar al hombre en su rebelión contra Dios. *415 "Constituido por Dios en la justicia, el hombre, sin embargo, persuadido por el Maligno, abusó de su libertad, desde el comienzo de la historia, levantándose contra Dios e intentando alcanzar su propio fin al margen de Dios" (GS 13,1). *416 Por su pecado, Adán, en cuanto primer hombre, perdió la santidad y la justicia originales que había recibido de Dios no solamente para él, sino para todos los humanos.

Catecismo de la Iglesia Católica (Reposición) 04/06/15

Punto 412 del Catecismo de la Iglesia Católica: Pero, ¿por qué Dios no impidió que el primer hombre pecara? San León Magno responde: "La gracia inefable de Cristo nos ha dado bienes mejores que los que nos quitó la envidia del demonio" (Sermones, 73,4: PL 54, 396). Y santo Tomás de Aquino: «Nada se opone a que la naturaleza humana haya sido destinada a un fin más alto después de pecado. Dios, en efecto, permite que los males se hagan para sacar de ellos un mayor bien. De ahí las palabras de san Pablo: "Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia" (Rm 5,20). Y en la bendición del Cirio Pascual: "¡Oh feliz culpa que mereció tal y tan grande Redentor!"» (S.Th., 3, q.1, a.3, ad 3: en el Pregón Pascual «Exultet» se recogen textos de santo Tomas de esta cita).

Catecismo de la Iglesia Católica (Reposición) 03/06/15

Puntos 411-412 del Catecismo de la Iglesia Católica. * 411 La tradición cristiana ve en este pasaje un anuncio del "nuevo Adán" (cf. 1 Co 15,21-22.45) que, por su "obediencia hasta la muerte en la Cruz" (Flp 2,8) repara con sobreabundancia la desobediencia de Adán (cf. Rm 5,19-20). Por otra parte, numerosos Padres y doctores de la Iglesia ven en la mujer anunciada en el "protoevangelio" la madre de Cristo, María, como "nueva Eva". Ella ha sido la que, la primera y de una manera única, se benefició de la victoria sobre el pecado alcanzada por Cristo: fue preservada de toda mancha de pecado original (cf. Pío IX: Bula Ineffabilis Deus: DS 2803) y, durante toda su vida terrena, por una gracia especial de Dios, no cometió ninguna clase de pecado (cf. Concilio de Trento: DS 1573). *412 Pero, ¿por qué Dios no impidió que el primer hombre pecara? San León Magno responde: "La gracia inefable de Cristo nos ha dado bienes mejores que los que nos quitó la envidia del demonio" (Sermones, 73,4: PL 54, 396). Y santo Tomás de Aquino: «Nada se opone a que la naturaleza humana haya sido destinada a un fin más alto después de pecado. Dios, en efecto, permite que los males se hagan para sacar de ellos un mayor bien. De ahí las palabras de san Pablo: "Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia" (Rm 5,20). Y en la bendición del Cirio Pascual: "¡Oh feliz culpa que mereció tal y tan grande Redentor!"» (S.Th., 3, q.1, a.3, ad 3: en el Pregón Pascual «Exultet» se recogen textos de santo Tomas de esta cita).

Una luz en tu vida 02/04/22

"Cuentan"... de un timador que al ser detenido ofrecio, por su libertad, el secreto de la planta que daba frutos de oro. Cuando le pidieron que lo demostrase, argumentó que sólo se lograrían esos frutos si el sembrador era una persona inocente y buena. En ningún lugar de la corte se encontró a dicha persona, y es por esto que en ningún lugar de la Tierra existen estos árboles, porque, como dijo Jesús, "él que esté libre de pecado que tire al primera piedra"

Catequesis en familia 25/04/22

El Padre Diego Muñoz, en su reflexión sobre los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, nos habla del pecado. En concreto de las palabras ociosas, la murmuración y la diferencia entre lengua de vida y lengua de muerte.

Pecado y conversión

Este miércoles a las 15 h compartimos una conferencia del P. José Antonio Sayés titulada "Pecado y conversión". Es muy adecuada para este tiempo penitencial de la Cuaresma.

Amaos 07/02/22

La fuerza de la debilidad. Como dice el Papa Francisco: “Dios no confía solo en nuestros talentos, sino también en nuestra debilidad redimida”. ¡Os lo explicamos!

Examen de conciencia

Un texto elaborado por el P. Luis Fernando de Prada y locutado por un voluntario de Radio María para ayudar a realizar un buen examen de conciencia

Catecismo de la Iglesia Católica (Reposición) 09/06/15

Puntos 413-416 del Catecismo: Resumen *413 "No fue Dios quien hizo la muerte ni se recrea en la destrucción de los vivientes [...] por envidia del diablo entró la muerte en el mundo" (Sb 1,13; 2,24). *414 Satán o el diablo y los otros demonios son ángeles caídos por haber rechazado libremente servir a Dios y su designio. Su opción contra Dios es definitiva. Intentan asociar al hombre en su rebelión contra Dios. *415 "Constituido por Dios en la justicia, el hombre, sin embargo, persuadido por el Maligno, abusó de su libertad, desde el comienzo de la historia, levantándose contra Dios e intentando alcanzar su propio fin al margen de Dios" (GS 13,1). *416 Por su pecado, Adán, en cuanto primer hombre, perdió la santidad y la justicia originales que había recibido de Dios no solamente para él, sino para todos los humanos.

Catecismo de la Iglesia Católica (Reposición) 04/06/15

Punto 412 del Catecismo de la Iglesia Católica: Pero, ¿por qué Dios no impidió que el primer hombre pecara? San León Magno responde: "La gracia inefable de Cristo nos ha dado bienes mejores que los que nos quitó la envidia del demonio" (Sermones, 73,4: PL 54, 396). Y santo Tomás de Aquino: «Nada se opone a que la naturaleza humana haya sido destinada a un fin más alto después de pecado. Dios, en efecto, permite que los males se hagan para sacar de ellos un mayor bien. De ahí las palabras de san Pablo: "Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia" (Rm 5,20). Y en la bendición del Cirio Pascual: "¡Oh feliz culpa que mereció tal y tan grande Redentor!"» (S.Th., 3, q.1, a.3, ad 3: en el Pregón Pascual «Exultet» se recogen textos de santo Tomas de esta cita).

Catecismo de la Iglesia Católica (Reposición) 03/06/15

Puntos 411-412 del Catecismo de la Iglesia Católica. * 411 La tradición cristiana ve en este pasaje un anuncio del "nuevo Adán" (cf. 1 Co 15,21-22.45) que, por su "obediencia hasta la muerte en la Cruz" (Flp 2,8) repara con sobreabundancia la desobediencia de Adán (cf. Rm 5,19-20). Por otra parte, numerosos Padres y doctores de la Iglesia ven en la mujer anunciada en el "protoevangelio" la madre de Cristo, María, como "nueva Eva". Ella ha sido la que, la primera y de una manera única, se benefició de la victoria sobre el pecado alcanzada por Cristo: fue preservada de toda mancha de pecado original (cf. Pío IX: Bula Ineffabilis Deus: DS 2803) y, durante toda su vida terrena, por una gracia especial de Dios, no cometió ninguna clase de pecado (cf. Concilio de Trento: DS 1573). *412 Pero, ¿por qué Dios no impidió que el primer hombre pecara? San León Magno responde: "La gracia inefable de Cristo nos ha dado bienes mejores que los que nos quitó la envidia del demonio" (Sermones, 73,4: PL 54, 396). Y santo Tomás de Aquino: «Nada se opone a que la naturaleza humana haya sido destinada a un fin más alto después de pecado. Dios, en efecto, permite que los males se hagan para sacar de ellos un mayor bien. De ahí las palabras de san Pablo: "Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia" (Rm 5,20). Y en la bendición del Cirio Pascual: "¡Oh feliz culpa que mereció tal y tan grande Redentor!"» (S.Th., 3, q.1, a.3, ad 3: en el Pregón Pascual «Exultet» se recogen textos de santo Tomas de esta cita).