Contenidos sobre Formación y Fe

«Difundiendo el Evangelio y la devoción a la Madre de Jesús, promoviendo el amor a la Iglesia y a la oración, se ofrece un ‘canal’ válido para escuchar bellas reflexiones, para aprender a orar, para profundizar los contenidos de la fe que edifican y amplían los horizontes». (Papa Francisco a Radio María).

La fe es importante conocerla, porque lo que no se conoce, no se ama. Además es una herramienta útil en nuestra vida, para ser más coherentes, para entablar diálogo con otros. En definitiva, para ayudarnos a ser santos. Radio María te ofrece un amplio elenco de programas orientados a conocer y profundizar en nuestra fe, desde sus bases hasta lo más específico, todo ello de manos de expertos en esos temas: espiritualidad, doctrina social, mariología, estudio de la Biblia, del catecismo, etc.

No se pueden cargar los programas en este momento. Disculpe las molestias

descubre

Lo más reciente

Cada día añadimos nuevos contenidos de tu interés

Catecismo de la Iglesia Católica 1148 – 17/06/21

1148: Raigambre creatural de los signos litúrgicos: Tras repasar el n. 1147 pasamos al 1148. Ambos números fundamentan el uso litúrgico de las realidades sensibles en la naturaleza corpóreo-espiritual y social del hombre, y en la bondad de la naturaleza creada por Dios, orientada desde el principio a ser asumida en la Encarnación de Cristo y en la vida sacramental de la Iglesia. Así lo explicaron los Santos Padres y teólogos medievales, cuyas ideas resumimos con la ayuda del P. José A. Granados.- Vida de Sta. Margarita Mª de Alacoque (6).

La tierra prometida 16/06/21

2 Samuel (15) ~ Absalón persigue a David: Jusay ordena que informen al rey David sobre los planes de su hijo Absalón para que le de tiempo de ponerse a salvo. David obedece las instrucciones de Jusay y atraviesa el rio Jordán antes del amanecer. Al amanecer todos estaban ya al otro lado del Jordán. Ajitófel, al ver que no habían seguido su consejo y que Absalón estaba acabado, se ahorcó. David hace un alto para descansar al otro lado del Jordán, en Majanaim, lugar en el que los ángeles consolaron al patriarca Jacob. Una vez recuperadas las fuerzas, David prepara a sus tropas para la batalla. Él no participó personalmente por orden de sus consejeros, pero pidió a su ejército que respetara la vida de su hijo Absalón, marchándose entristecido porque sabía que ese día morirían muchos hombres.