Contenidos sobre Formación y Fe

«Difundiendo el Evangelio y la devoción a la Madre de Jesús, promoviendo el amor a la Iglesia y a la oración, se ofrece un ‘canal’ válido para escuchar bellas reflexiones, para aprender a orar, para profundizar los contenidos de la fe que edifican y amplían los horizontes». (Papa Francisco a Radio María).

La fe es importante conocerla, porque lo que no se conoce, no se ama. Además es una herramienta útil en nuestra vida, para ser más coherentes, para entablar diálogo con otros. En definitiva, para ayudarnos a ser santos. Radio María te ofrece un amplio elenco de programas orientados a conocer y profundizar en nuestra fe, desde sus bases hasta lo más específico, todo ello de manos de expertos en esos temas: espiritualidad, doctrina social, mariología, estudio de la Biblia, del catecismo, etc.

No se pueden cargar los programas en este momento. Disculpe las molestias

descubre

Lo más reciente

Cada día añadimos nuevos contenidos de tu interés

Tu cura en las ondas 30/04/20

¿Qué es el modernismo? ¿pobreza de ideas en el ateismo? ¿el Reino Unido recula sobre el cambio de sexo? Estos son los temas que el P.Ugalde tratará en el programa de hoy.

Catecismo de la Iglesia Católica 1031 – 30/04/20

1031 (cont.): Por la purificación, a la unión con Dios: Hacemos una síntesis de las enseñanzas del Tratado del Purgatorio de Sta. Catalina de Génova, y de la catequesis que Benedicto XVI dedicó a esta santa (12-1-11), que habla de un fuego interior partiendo de su experiencia de profundo dolor por sus pecados frente al infinito amor de Dios. En una línea semejante, recordamos a S. Francisco de Sales y S. Juan de la Cruz.- S. Juan Diego (2).

Catecismo de la Iglesia Católica 1031 – 29/04/20

1031 (cont.): La purificación por el fuego del amor de Dios: Acabamos de resumir el Tratado del Purgatorio de Sta. Catalina de Génova, según la cual el alma que muere no perfectamente purificada de las consecuencias de sus pecados experimenta la necesidad del Purgatorio, estado en el que el fuego del amor de Dios va consumiendo toda esa herrumbre que deja el pecado. Hay en esa alma simultáneamente un gozo inmenso y un dolor producido por un amor que se ve retardado en el ansia de su perfecta posesión de Dios.- S. Juan Diego (1).