Contenidos sobre Formación y Fe

«Difundiendo el Evangelio y la devoción a la Madre de Jesús, promoviendo el amor a la Iglesia y a la oración, se ofrece un ‘canal’ válido para escuchar bellas reflexiones, para aprender a orar, para profundizar los contenidos de la fe que edifican y amplían los horizontes». (Papa Francisco a Radio María).

La fe es importante conocerla, porque lo que no se conoce, no se ama. Además es una herramienta útil en nuestra vida, para ser más coherentes, para entablar diálogo con otros. En definitiva, para ayudarnos a ser santos. Radio María te ofrece un amplio elenco de programas orientados a conocer y profundizar en nuestra fe, desde sus bases hasta lo más específico, todo ello de manos de expertos en esos temas: espiritualidad, doctrina social, mariología, estudio de la Biblia, del catecismo, etc.

No se pueden cargar los programas en este momento. Disculpe las molestias

descubre

Lo más reciente

Cada día añadimos nuevos contenidos de tu interés

Catecismo de la Iglesia Católica 1131 – 05/05/21

1131 (cont.)-1133: Resumen (2): Seguimos comentando el n. 1131 (con el 174 del Youcat), y vemos que los sacramentos son coherentes con la Encarnación del Verbo y nuestra naturaleza corpóreo-espiritual, pues el Señor nos llama a comunicarnos con Él con todos nuestros sentidos, no solo con el intelecto. Con el 1132 (y el 176 del Youcat) recordamos la dimensión eclesial de los sacramentos y aquellos que imprimen carácter; y con el 1133 hablamos de la relación entre la fe y los sacramentos.- Vida de Carlos de Foucauld (17)

La tierra prometida 05/05/21

2 Samuel (12) ~ David huye de Jerusalén: Una vez que Absalón ha sembrado desconfianza y descontento entre los ciudadanos, se establece en Hebrón, desde donde se propone entrar a tomar Jerusalén. Ante la inminente llegada del sublevado Absalón, David decide abandonar la ciudad para evitar una catástrofe. El Arca de la Alianza acompaña a David y a los suyos hasta la salida de la Jerusalén, pero David pide a los sacerdotes Sadoc y Abiatar que, junto con sus hijos, regresen con el Arca a Jerusalén y permanezca allí. David sube la cuesta de los olivos llorando hasta alcanzar la cima para dar culto a Dios. Sale a su encuentro Jusay, a quien David envía a Jerusalén junto a Sadoc y Abiatar. También salen a su encuentro Sibá y Simeí, de la casa de Saúl, para recordarle que entre los de Saúl no se ha apagado el odio contra él.